8 Claves de una alimentación saludable y llena de vida.

March 22, 2019

 

¿Qué es una alimentación saludable? ¿En qué se basa? ¿Qué tengo que tener en cuenta? ¿En qué me ayuda?

 

La alimentación supone un gran porcentaje del cuidado de la salud tanto física como mental,  y por supuesto, la alimentación es un factor de prevención de la salud muy importante. Nuestro hábitos alimenticios determinan parte de nuestro confort en la vida.

 

Para llevar a cabo una alimentación saludable y llena de vida debemos saber a lo que nos referimos cuando hablamos:

 

Saludable quiere decir que sea una dieta equilibrada, variada y moderada.

 

Llena de vida quiere decir que, escogiendo los alimentos adecuados podemos mejorar nuestro nivel de energía así como mejorar nuestro estado de salud si estamos enfermos.

 

Dieta equilibrada me refiero a que nuestra alimentación diaria lleve todos nutrientes necesarios para nuestro organismo (hidratos de carbono, proteína, lípidos, vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra y agua.)

 

Dieta variada me refiero a que se consuman alimentos de los distintos grupos alimenticios para obtener con seguridad esa fuente de nutrientes que necesitamos, aunque algunos son sustituibles. (vegetales, frutas, cereales y farináceos, legumbres, alimentos de origen animal). 

 

Dieta moderada es aquella en la que las cantidades son las adecuadas para cada persona, es una dieta en la que las raciones de comida se distribuyen durante el día en varias comidas (de 4 a 6 comidas es lo recomendable).

 

Claves para una dieta saludable y llena de vida.

 

1. Elimina el azúcar: me refiero a todo el azúcar que sin darnos cuenta consumimos a través de los productos procesados (azúcar que puedes detectar en la lista de ingredientes, da igual si es un producto dulce o salado, fíjate), al azúcar que añadimos en nuestros postres caseros, cafés, bebidas, etc. No me refiero a la fruta natural, además hoy en día podemos encontrar muchas alternativas saludables para endulzar, también podemos acostumbrarnos a moderar bastante el gusto a dulce que actualmente deseamos.

 

2. Evita los productos altamente procesados: bollería, panadería (ejemplo: pan de molde), bebidas, zumos y refrescos industriales (aunque ponga bio, lee las etiquetas, no te confíes), platos preparados (ejemplo: pizzas, masas, lasañas, etc.), embutidos, chuches, gominolas, etc.

 

3. Mejor integral que refinado: los carbohidratos refinados tienen pocos nutrientes y un alto índice glucémico (pan blanco, harinas, pasta, arroz, etc.), así que opta por la versión integral para obtener más calidad y salud en tu alimentación. Lo mismo te recomiendo con las grasas, que sean vegetales (de oliva mejor que mejor) vírgenes y exprimidos en frío, evita los aceites refinados por ejemplo el de girasol suele venderse refinado así que busca el que ponga alto oleico.

 

4. Vegetarianízate: añade muchas verduras y fruta a tu dieta, ellas son las reinas de la salud, de una buena, rica y sana alimentación. No quiero decir que dejes de comer alimentos de origen animal si no lo deseas, pero sí que los vegetales estén presentes en mayor cantidad en tu día a día.

 5. Añade legumbres a tu vida: son una gran fuente de proteína de origen vegetal y si las combinas con cereales (mejor integrales) obtendrás de esta combinación los aminoácidos esenciales que necesita tu cuerpo, como si comieras un filete de carne. Puedes comerlas hasta 6 veces a la semana si tu organismo se siente confortable.

 

7. Atención con los productos de origen animal: estos alimentos son las carnes (pollo, vaca, cerdo, cordero, pavo, pescado etc.) Los huevos y el pescado azul pequeño son las mejores alternativas. Pero si vas a consumir carnes te aconsejo que sean magras sin grasas, que te preocupes del origen del animal (la ganadería intensiva deja mucho que desear en cuento al trato y cuidado de los animales, maltrato animal y aditivos perjudiciales en los productos que consumes), mejor escoge carne ecológica, aunque puede ser más cara es de mejor calidad y tampoco hace falta cantidades grandes para cubrir los requerimientos nutricionales.

 

8. Lácteos: hay una gran controversia entre los estudios científicos, unos dicen que no son recomendables y otros que sí lo son. Mi experiencia y mis investigaciones recomiendo evitar la leche y optar por las bebidas vegetales sin azúcares, a menos de que tengas acceso a leche de cabra ecológica (También vale el queso fresco de cabra). Personalmente prefiero los lácteos procesados como el yogur natural sin azúcar y el kéfir (a ser posible de cabra y siempre ecológicos), que además de ser mucho más digeribles nos aportan gran cantidad de bacterias que refuerzan nuestra flora intestinal y con ello el sistema inmunitario.

 

9. Agua: rompe tu relación con los refrescos industriales, zumos de brick (aunque ponga bio), con el alcohol y pásate al agua de toda la vida, a los refrescos hechos en casa (una limonada, ¡acuérdate de lo del azúcar!), a los batidos caseros de fruta,  disfruta de zumos naturales hechos a mano, de las infusiones, del maravilloso té verde, hazte un caldo de verduras, una sopa suculenta e hidratante, un gazpacho. Así es más fácil hidratar tu piel, tu cuerpo.

 

Como ves, optar por la versión saludable de la alimentación es símbolo de respeto y amor hacia ti mismo, ¿por qué?, porque te cuidas, porque con este acto demuestras lo que te quieres y lo que mereces realmente. Salud, energía y alegría.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Menú / Catergorías
Entradas recientes

March 29, 2019

December 7, 2018

Please reload

Entradas destacadas

Batido de fresas con lino y chia.

May 19, 2020

1/3
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Entradas relacionadas
Please reload

Sígueme en :

  • Facebook Clean Grey

©2018 Llena de Vida